Seleccionar página

making of – el final del camino

[foto fija para serie de televisión]

 

Tener el ojo siempre abierto y la boca bien cerrada son las claves para finalizar una jornada de rodaje con buen trabajo de foto fija. Pero más allá del resultado, uno de los aspectos que más disfrutaba era captar imágenes de los mundos ficticios que recreaban aquellos personajes y escenarios.

Retratos de actores para la Escuela de Ficción de VOZ Audiovisual. Fotografía de estudio realizada por Bea López Seijas
Retratos de actores para la Escuela de Ficción de VOZ Audiovisual. Fotografía de estudio realizada por Bea López Seijas
Retratos de actores para la Escuela de Ficción de VOZ Audiovisual. Fotografía de estudio realizada por Bea López Seijas
Retratos de actores para la Escuela de Ficción de VOZ Audiovisual. Fotografía de estudio realizada por Bea López Seijas
Retratos de actores para la Escuela de Ficción de VOZ Audiovisual. Fotografía de estudio realizada por Bea López Seijas
Retratos de actores para la Escuela de Ficción de VOZ Audiovisual. Fotografía de estudio realizada por Bea López Seijas
Retratos de actores para la Escuela de Ficción de VOZ Audiovisual. Fotografía de estudio realizada por Bea López Seijas
Retratos de actores para la Escuela de Ficción de VOZ Audiovisual. Fotografía de estudio realizada por Bea López Seijas
Retratos de actores para la Escuela de Ficción de VOZ Audiovisual. Fotografía de estudio realizada por Bea López Seijas
Retratos de actores para la Escuela de Ficción de VOZ Audiovisual. Fotografía de estudio realizada por Bea López Seijas
Retratos de actores para la Escuela de Ficción de VOZ Audiovisual. Fotografía de estudio realizada por Bea López Seijas
Retratos de actores para la Escuela de Ficción de VOZ Audiovisual. Fotografía de estudio realizada por Bea López Seijas
Retratos de actores para la Escuela de Ficción de VOZ Audiovisual. Fotografía de estudio realizada por Bea López Seijas
Retratos de actores para la Escuela de Ficción de VOZ Audiovisual. Fotografía de estudio realizada por Bea López Seijas